Compartir en las Redes !

Twitter Whatsapp Telegram Pinterest Linkedin Tumblr Reddit

Siete años de abuso sexual: cómo los funcionarios mormones permitieron que sucediera

Casos de desapariciones, asesinatos escalofriantes , encuentros paranormales , casos extraños que no han sido resueltos
Responder
Avatar de Usuario
Lander
Mensajes: 2632
Registrado: Dom Dic 12, 2021 9:21 am

Siete años de abuso sexual: cómo los funcionarios mormones permitieron que sucediera

Mensaje por Lander »

Imagen
Matthew y Miranda Whitworth se abrazan en la casa del abogado que representa a su hija adoptiva en una demanda contra la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, en Tucson, Arizona, el sábado 30 de octubre de 2021. Los Whitworth dijeron que esperan que la La demanda obliga a la iglesia a cambiar la política de la iglesia para que cualquier caso de abuso sexual infantil se informe de inmediato a las autoridades civiles. “Simplemente no entendemos por qué están pagando a todos estos abogados para luchar contra esto”, dijo Matthew. “Solo cambia la política”. (Foto AP/Dario López-Mills)

BISBEE, Arizona, EE.UU. (AP) — MJ era una niña diminuta de cabello negro, de solo cinco años, cuando su padre admitió ante su obispo que estaba abusando sexualmente de ella.

El padre, miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y adicto a la pornografía admitido, estaba en consejería con su obispo cuando reveló el abuso. El obispo, que también era médico de familia, siguió la política de la iglesia y llamó a lo que los funcionarios de la iglesia han denominado la “línea de ayuda” para recibir orientación.

Pero la llamada ofreció poca ayuda para MJ. Los abogados de la iglesia, ampliamente conocida como la iglesia mormona, que atienden la línea de ayuda las 24 horas del día, le dijeron al obispo John Herrod que no llamara a la policía ni a los funcionarios de bienestar infantil. En cambio, mantuvo el abuso en secreto.

“Dijeron: 'Absolutamente no puedes hacer nada'”, dijo Herrod en una entrevista grabada con la policía.

Herrod siguió asesorando al padre de MJ, Paul Douglas Adams, durante un año más, y trajo a la esposa de Adams, Leizza Adams, con la esperanza de que hiciera algo para proteger a los niños. ella no lo hizo Herrod le dijo más tarde a un segundo obispo, quien también mantuvo el asunto en secreto después de consultar con funcionarios de la iglesia que sostienen que los obispos estaban exentos de denunciar el abuso a la policía bajo el llamado privilegio del clero-penitente del estado.

Adams continuó violando a MJ durante siete años más, hasta su adolescencia, y también abusó de su hermana pequeña, que nació durante ese tiempo. Con frecuencia grababa el abuso en video y publicaba el video en Internet.

Adams finalmente fue arrestado por agentes de Seguridad Nacional en 2017 sin la ayuda de la iglesia, luego de que las fuerzas del orden en Nueva Zelanda descubrieran uno de los videos. Murió por suicidio bajo custodia antes de que pudiera ser juzgado.

The Associated Press obtuvo casi 12,000 páginas de registros sellados de una demanda por abuso sexual infantil no relacionada contra la iglesia mormona en Virginia Occidental. Los documentos ofrecen la visión más detallada y completa hasta el momento de la llamada línea de ayuda llamada Herrod. Las familias de los sobrevivientes que presentaron la demanda dijeron que muestran que es parte de un sistema que los líderes de la iglesia pueden usar mal fácilmente para desviar las acusaciones de abuso de las fuerzas del orden público y en su lugar a los abogados de la iglesia que pueden enterrar el problema, dejando a las víctimas en peligro.

La línea de ayuda ha sido criticada por víctimas de abuso y sus abogados por ser inadecuada para detener rápidamente el abuso y proteger a las víctimas. Sin embargo, la fe con sede en Utah se ha mantenido en el sistema a pesar de las críticas y el creciente escrutinio de los abogados y fiscales, incluidos los del caso Adams.

“'Creo que la iglesia mormona realmente apesta. En serio apesta”, dijo MJ, que ahora tiene 16 años, durante una entrevista con AP. “Son simplemente el peor tipo de personas, por lo que he experimentado y por lo que otras personas también han experimentado”.

MJ y su madre adoptiva le pidieron a AP que usara solo sus iniciales en parte porque los videos de su abuso publicados por su padre todavía circulan en Internet. La AP no publica los nombres de los sobrevivientes de abuso sexual sin su consentimiento.

William Maledon, un abogado de Arizona que representa a los obispos y la iglesia en una demanda presentada por tres de los seis hijos de Adams, dijo a la AP el mes pasado que los obispos no estaban obligados a denunciar el abuso.

“Estos obispos no hicieron nada malo. No violaron la ley y, por lo tanto, no pueden ser considerados responsables”, dijo. Maledon se refirió a la demanda como “una toma de dinero”.

En su entrevista con AP, Maledon también insistió en que Herrod no sabía que Adams continuaba agrediendo sexualmente a su hija después de enterarse del abuso en una sola sesión de asesoramiento.

Pero en la entrevista grabada con el agente obtenida por AP, Herrod dijo que le preguntó a Leizza Adams en varias sesiones si el abuso continuaba y le preguntó: "¿Qué vamos a hacer para detenerlo?".

“Al menos durante un período de tiempo asumí que habían detenido las cosas, pero, y luego nunca pregunté si volvieron a retomar”.

'EL ESTILO DE VIDA PERFECTO'

La familia Adams vivía en un camino de tierra solitario a unas 8 millas del centro de Bisbee, una antigua ciudad minera de cobre en el sureste de Arizona conocida hoy por sus tiendas de antigüedades y su actitud relajada. Lejos de miradas indiscretas, la casa de los Adams, un edificio de concepto abierto de tres dormitorios rodeado de desierto, a menudo estaba llena de montones de ropa y envases de lubricante que Adams usaba para abusar sexualmente de sus hijos, según documentos legales revisados ​​por AP.

La esposa de Paul, Leizza, asumió la mayoría de las responsabilidades de la crianza de los hijos, incluida la de llevar a sus seis hijos a la escuela y llevarlos a la iglesia y recibir instrucción religiosa los domingos. Paul, que trabajaba para la Patrulla Fronteriza de EE. UU., pasaba gran parte de su tiempo en línea mirando pornografía, a menudo con sus hijos mirando, o deambulando por la casa desnudo o sin nada más que su ropa interior.

Tenía un fusible corto y con frecuencia arrojaba cosas, le gritaba a su esposa y golpeaba a sus hijos. “Tenía una personalidad explosiva”, dijo Shaunice Warr, agente de la Patrulla Fronteriza y mormona que trabajó con Paul y se describió a sí misma como la mejor amiga de Leizza. “Tenía un temperamento horrible”.

Paul estaba más relajado mientras persuadía a su hija mayor para que sostuviera la cámara de un teléfono inteligente y lo grabara mientras abusaba sexualmente de ella. También parecía deleitarse con el abuso en las salas de chat en línea, donde una vez se jactó de que tenía “el estilo de vida perfecto” porque podía tener sexo con sus hijas cuando quisiera, mientras que su esposa lo sabía y “no le importaba”.

Más tarde les diría a los investigadores que el abuso era una compulsión que no podía detener. “Me metí en algo demasiado profundo de lo que simplemente no podía salir”, dijo. “No estoy tratando de decir que el diablo me obligó a hacerlo”.

La familia Adams estaba profundamente involucrada en la comunidad mormona y los domingos asistían a los servicios en Bisbee. Adams recurrió a su iglesia y al obispo Herrod cuando buscó ayuda y reveló su abuso de MJ.

Más tarde, Herrod le dijo al agente de Seguridad Nacional, Robert Edwards, que sabía desde el principio que era poco probable que Leizza Adams detuviera a su esposo después de que él la llamara a las sesiones de asesoramiento. El obispo, que también era el médico personal de Leizza, dijo que ella parecía "muerta emocionalmente" cuando su esposo relató el abuso que había sufrido de su hija. El obispo también reconoció el daño que se le está haciendo a MJ. “Dudo que (a ella) le vaya bien alguna vez”, dijo en su entrevista grabada con agentes de Seguridad Nacional.

Herrod también le dijo a Edwards que cuando llamó a la línea de ayuda, los funcionarios de la iglesia le dijeron que el privilegio de clero-penitente del estado requería que mantuviera la confidencialidad del abuso de Adams.

Pero la ley no requería tal cosa.

La ley de denuncia de abuso sexual infantil de Arizona, y leyes similares en más de 20 estados que requieren que el clero informe el abuso sexual y la negligencia infantil, dice que el clero, los médicos, las enfermeras o cualquier persona que cuide a un niño que "cree razonablemente" que un niño ha sido abusado o descuidado tiene la obligación legal de reportar la información a la policía o al Departamento de Seguridad Infantil del estado. Pero también dice que el clero que recibe información sobre negligencia infantil o abuso sexual durante confesiones espirituales “puede retener” esa información de las autoridades si el clero determina que es “razonable y necesario” según la doctrina de la iglesia.

En 2012, cuando Herrod dejó su puesto como obispo del barrio de Bisbee, una jurisdicción mormona similar a una parroquia católica, le contó al obispo entrante Robert “Kim” Mauzy sobre el abuso en la casa de los Adams. En lugar de rescatar a MJ denunciando el abuso a las autoridades, Mauzy también mantuvo la información dentro de la iglesia.

En una entrevista grabada por separado con agentes federales obtenida por la AP, Mauzy dijo que los funcionarios de la iglesia le dijeron que debería convocar una audiencia disciplinaria confidencial para Adams, después de lo cual Adams fue excomulgado en 2013. Mauzy y otros líderes de la iglesia aún no denunciaron a Adams. a la policía.

Dos años después, en 2015, Leizza Adams dio a luz a una segunda hija. Su esposo tardó solo seis semanas en comenzar a agredirla sexualmente, grabar el abuso y subir los videos a Internet.

La revelación de que los funcionarios mormones pueden haber dirigido un esfuerzo para ocultar años de abuso en la casa de Adams provocó una investigación criminal de la iglesia por parte del fiscal del condado de Cochise, Brian McIntyre, y la demanda civil de tres de los hijos de Adams.

"¿Quién es realmente responsable de que Herrod no revele?" preguntó McIntyre en una entrevista con AP. “¿Es Herrod”, quien dice que siguió las instrucciones de los abogados de la iglesia de no denunciar el abuso a las autoridades, “o son las personas que le dieron ese consejo?”

'LA LLAMADA LLEGA A MI CELULAR'

Cuando se trata de abuso sexual infantil, la iglesia mormona dice que "la primera responsabilidad de la iglesia en casos de abuso es ayudar a quienes han sido abusados ​​y proteger a quienes pueden ser vulnerables a futuros abusos", según su manual de 2010 para líderes de la iglesia. . El manual también dice: “El abuso no se puede tolerar de ninguna forma”.

Pero los funcionarios de la iglesia, desde los obispos del barrio Bisbee hasta los funcionarios de Salt Lake City, toleraron el abuso en la familia Adams durante años.

“Simplemente dejaron que siguiera sucediendo”, dijo MJ, en su entrevista con AP. “Simplemente dijeron: 'Oye, excomulguemos a su padre'. No se detuvo. Hagamos que hagan terapia. No se detuvo. 'Oye, perdonemos y olvidemos y todo esto desaparecerá'. No se fue.”

Una dinámica similar se desarrolló en West Virginia, donde los líderes de la iglesia fueron acusados ​​de encubrir los crímenes cometidos por un joven abusador de una prominente familia mormona, incluso después de haber sido condenado por cargos de abuso sexual infantil en Utah. El abusador, Michael Jensen, cumple hoy una sentencia de prisión de 35 a 75 años por abusar de dos niños en Virginia Occidental. Su familia, junto con otros, demandó a la iglesia y llegó a un acuerdo extrajudicial por una suma no revelada.

“El abuso infantil se encona y crece en secreto”, dijo Lynne Cadigan, abogada de los niños de Adams que presentó la demanda. “Por eso entró en vigor el reporte obligatorio. Es lo más importante del mundo informar inmediatamente a la policía”.

La demanda presentada por los tres hijos de Adams acusa a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y a varios miembros, incluidos los obispos Herrod y Mauzy, de negligencia y conspiración para encubrir el abuso sexual infantil para evitar “demandas costosas” y proteger la reputación de la iglesia, que se basa en el proselitismo y el diezmo para atraer nuevos miembros y recaudar dinero. En 2020, la iglesia reclamó aproximadamente 16 millones de miembros en todo el mundo, la mayoría de ellos viviendo fuera de los Estados Unidos.

Imagen
MJ abraza a su madre adoptiva, Nancy Salminen, en Sierra Vista, Arizona, el 27 de octubre de 2021. Las autoridades estatales colocaron a MJ en cuidado de crianza después de enterarse de que su padre, el difunto Paul Adams, la agredió sexualmente y publicó un video de las agresiones a La Internet. (Foto AP/Dario López-Mills)

“El hecho de no prevenir o denunciar el abuso era parte de la política de los acusados, que consistía en bloquear la divulgación pública para evitar escándalos, evitar la divulgación de su tolerancia al abuso y agresión sexual infantil, preservar una falsa apariencia de decoro, y para evitar la investigación y la acción de la autoridad pública, incluida la aplicación de la ley”, alega la demanda. “Los demandantes están informados y creen que tales acciones fueron motivadas por el deseo de proteger la reputación de los demandados”.

Muy pocas de las decenas de demandas contra la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días mencionan la línea de ayuda, en parte porque los detalles de sus operaciones han sido un secreto muy bien guardado. Los documentos en los registros judiciales sellados muestran cómo funciona.

“La línea de ayuda ciertamente está ahí para ayudar, ayudar a la iglesia a guardar sus secretos y encubrir el abuso”, dijo Craig Vernon, un abogado de Idaho que ha presentado varias demandas por abuso sexual contra la iglesia.

Vernon, un exmiembro, exige rutinariamente que la iglesia requiera que los obispos denuncien los abusos sexuales a la policía oa las autoridades estatales en lugar de a la línea de ayuda.

Los registros sellados dicen que las llamadas a la línea de ayuda son atendidas por trabajadores sociales o consejeros profesionales que determinan si la información que reciben es lo suficientemente seria como para derivarla a un abogado de Kirton McConkie, una firma de Salt Lake City que representa a la iglesia.

Un documento con el título “Protocolo para llamadas a la línea de ayuda por abuso”, que se encontraba entre los registros sellados obtenidos por la AP, establecía las preguntas que debían hacer los trabajadores sociales antes de determinar si las llamadas debían ser remitidas a los abogados.

Los funcionarios mormones en el caso de West Virginia dijeron que no reconocían el Protocolo y no podían autenticarlo. Pero un alto funcionario de la iglesia en una demanda separada por abuso sexual en Oregón confirmó que quienes respondieron a la línea de ayuda utilizaron un "protocolo escrito" para guiarlos.

“Habría una página que contenía varios temas para discutir y manejar”, ​​dijo Harold C. Brown, entonces director del Departamento de Servicios de Bienestar de la iglesia.

El Protocolo instruye a los miembros del personal de la línea de ayuda a decirles a las personas que llaman que deben usar solo su nombre de pila. “No se debe dar información de identificación”. Bajo el título "Casos de alto riesgo", también instruye al personal a hacer una serie de preguntas, incluso si las llamadas se refieren a un posible abuso por parte de un líder de la iglesia, un empleado o abuso en "una actividad patrocinada por la iglesia".

El protocolo aconseja a quienes toman las llamadas que instruyan a un "líder del sacerdocio", que incluye obispos y presidentes de estaca, para alentar al perpetrador, la víctima u otras personas que conocen el abuso a denunciarlo. Pero también dice, en letras mayúsculas, que quienes toman las llamadas “nunca deben aconsejar a un líder del sacerdocio que denuncie un abuso. Un consejo de esta naturaleza debe provenir solo de un abogado”.

Ese consejo proviene de abogados de Kirton McConkie, que representa a la iglesia.

Joseph Osmond, uno de los abogados de Kirton McConkie asignados para atender las llamadas de la línea de ayuda, dijo en una declaración sellada que siempre está listo para atender las denuncias de abuso sexual.

"Dondequiera que esté. La llamada llega a mi celular”, dijo. Luego reconoció que no derivó las llamadas a un trabajador social y que no sabría cómo hacerlo.

Osmond se negó a comentar a través de los funcionarios de la iglesia. Peter Schofield, un abogado de Kirton McConkie asociado durante mucho tiempo con la línea de ayuda, también se negó a responder preguntas de AP.

Maledon, el abogado de la iglesia en la demanda de Adams, dijo que el clero de la iglesia o los abogados de la iglesia han presentado "cientos de informes" de abuso infantil a las autoridades civiles en Arizona durante un número no especificado de años. Pero no pudo decir cuántas llamadas a la línea de ayuda no fueron remitidas a la policía oa los funcionarios de bienestar infantil y no pudo proporcionar una tasa de derivación.

Dos prácticas de la iglesia, identificadas en los registros sellados, trabajan juntas para garantizar que el contenido de todas las llamadas a las líneas de ayuda permanezca confidencial. Primero, todos los registros de llamadas a la línea de ayuda se destruyen rutinariamente. “Esas notas se destruyen al final de cada día”, dijo Roger Van Komen, director de Servicios Familiares de la iglesia, en una declaración jurada incluida en los registros sellados.

En segundo lugar, los funcionarios de la iglesia dicen que todas las llamadas referidas a los abogados de Kirton McConkie están cubiertas por el privilegio abogado-cliente y permanecen fuera del alcance de los fiscales y los abogados de las víctimas. “La iglesia siempre ha considerado esas comunicaciones entre sus abogados y líderes locales como un privilegio abogado-cliente”, dijo Paul Rytting, director de Gestión de Riesgos, en una declaración jurada sellada.

UN TIEMPO OMINOSO

Los líderes mormones establecieron la línea de ayuda en 1995 y no operaba dentro de su Departamento de Servicios para la Familia, sino en su Oficina de Gestión de Riesgos, cuya función es proteger a la iglesia y a los miembros de lesiones y responsabilidades en una variedad de circunstancias, incluidos incendios, explosiones, derrames de químicos peligrosos y clima severo. El departamento finalmente informa a la Primera Presidencia, los tres funcionarios en lo más alto de la jerarquía de la iglesia, según los registros en los documentos sellados.

La gestión de riesgos también rastrea todas las demandas por abuso sexual contra la iglesia, según una declaración jurada sellada de Dwayne Liddell, ex director del departamento que ayudó a establecer la línea de ayuda. Dijo que los miembros de la Primera Presidencia de la iglesia conocían los detalles de la línea de ayuda.

“He estado en ese tipo de reuniones donde… se ha discutido la capacitación de líderes eclesiásticos (y) el establecimiento de una línea de ayuda”, dijo Liddell. Cuando se le preguntó quién asistía a las reuniones, respondió: “Los miembros de la Primera Presidencia y el obispado presidente”, o los principales líderes de la iglesia.

Antes de establecer la línea de ayuda en 1995, la iglesia mormona simplemente instruyó a los obispos para que cumplieran con las leyes locales de denuncia de abuso sexual infantil.

En ese momento, las demandas por abuso sexual infantil iban en aumento y los jurados otorgaban a las víctimas millones de dólares. La iglesia mormona está en gran medida autoasegurada, lo que la hace especialmente vulnerable a juicios costosos.

“No hay nada inconsistente entre identificar casos que pueden presentar riesgos de litigio para la iglesia y cumplir con las obligaciones de informar”, dijeron los abogados de la iglesia en una presentación legal sellada.

Pero una declaración jurada en los registros sellados que repetidamente dice que la iglesia condena el abuso sexual infantil, también sugiere que la iglesia está más preocupada por el bienestar espiritual de los perpetradores que por el bienestar físico y emocional de las víctimas jóvenes, quienes también pueden ser miembros de la fe.

“Los procedimientos disciplinarios están sujetos a la mayor confidencialidad posible”, dijo Rytting. “Si a los miembros les preocupa que sus archivos disciplinarios puedan ser leídos por un juez o abogados seculares o presentados a un jurado como prueba en un juicio público, su voluntad de confesar y arrepentirse y de que sus almas se salven se vería seriamente comprometida. ”

UNA INVESTIGACIÓN GLOBAL

En 2016, la policía de Nueva Zelanda arrestó a un trabajador agrícola de 47 años por cargos de pornografía infantil y encontró un video de nueve minutos en su teléfono celular, descargado de Internet, que mostraba a un hombre de unos 30 años violando a una niña de 10 años. .

Se inició una búsqueda global del violador y su víctima. Comenzó con Interpol y condujo al Departamento de Estado de EE. UU., donde los investigadores usaron tecnología de reconocimiento facial para comparar al violador con una foto de pasaporte de un empleado de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. que vive en Bisbee, Arizona, según una sinopsis de Seguridad Nacional obtenida por AP.

Los agentes se apresuraron a llegar a la estación fronteriza de Naco, Arizona, y arrestaron a Adams, en ese entonces un especialista en apoyo a la misión de la Patrulla Fronteriza, larguirucho y barbudo. Después de un poco de persuasión, Adams admitió haber violado a MJ y haber agredido sexualmente a su hermana menor, y haber publicado videos de las agresiones en Internet. Cuando los agentes allanaron su casa, incautaron teléfonos y computadoras que contenían más de 4000 fotos y casi 1000 videos que mostraban abuso sexual infantil, muchos de ellos con las hijas de Adams.

Pero el video de nueve minutos se destacó. “Este video es uno de los peores que he visto”, testificó más tarde el agente de Seguridad Nacional Edwards, y agregó que el inquietante diálogo entre Adams y su hija mayor ayudó a que el video “se destaque en mi mente y continúe destacándose en mi mente. .”

Ese video representó nueve minutos y 14 segundos en siete años de trauma continuo e innecesario para MJ, y toda una vida de abuso para su hermana pequeña, mientras los obispos Herrod y Mauzy y los representantes de la iglesia en Salt Lake City permanecían al margen.

Después de que Paul Adams muriera por suicidio, Leizza Adams no refutó los cargos de abuso sexual infantil y cumplió dos años y medio en una prisión estatal. Tres de los hijos de Adams se fueron a vivir con miembros de la familia extendida de Leizza en California. Los otros tres fueron acogidos por familias locales.

LOS SUPERVIVIENTES

La hermana pequeña de MJ tenía solo 2 años cuando conoció a su madre adoptiva por primera vez. La niña rodeó con sus brazos y piernas la cabeza de Miranda Whitworth, hundió la cara en su cuello y se negó a levantar la vista para despedirse de los miembros de la familia de Leizza. “Fue la cosa más loca”, dijo Whitworth, quien, junto con su esposo, Matthew, dieron la bienvenida al niño a su familia. “Era como cuando ves a un mono bebé o a un gorila bebé aferrarse a su madre y simplemente no lo sueltan”.

Durante los próximos días y semanas, los Whitworth verían marcadores adicionales del abuso insondable que la niña soportó a manos de su padre, gran parte del cual quedó grabado en video. Gritaba de terror cuando cualquier hombre intentaba tocarla, ya fuera Matthew o el médico de familia. “La enfermera estaba bien, pero en el momento en que entró la doctora, se subió sobre mí y comenzó a gritar un **** asesinato”, dijo Miranda.

El niño de 2 años también estaba aterrorizado por el agua, lo que hacía que bañarse fuera una prueba ensordecedora. Ella no toleraría nada envuelto alrededor de sus muñecas. Y en la iglesia, corría y se escondía detrás de Miranda cada vez que alguien la saludaba con un viejo apodo familiar.

Cuando acogieron a la niña, ni Miranda ni Matthew sabían mucho sobre lo que le había sucedido. Pero mientras asistían a la audiencia de sentencia de Leizza Adams, se enteraron de las repetidas violaciones, los videos y el hecho de que los obispos de la iglesia sabían sobre el abuso de la hija mayor y no hicieron nada para detenerlo.

Los Whitworth se convirtieron a la fe mormona y, como muchos nuevos seguidores de una religión, estaban especialmente entusiasmados con la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. En particular, apreciaron los esfuerzos que hacen los mormones para ayudar a los miembros de la iglesia en tiempos de necesidad a través de organizaciones eclesiásticas establecidas para brindar atención especial a las mujeres, los adolescentes y los niños.

Se trata de la familia”, dijo Miranda. “Esa es una de las cosas que nos encantaron”.

Pero después de enterarse de lo que Adams le hizo a su nueva hija y el fracaso de la iglesia para detenerlo, las escamas cayeron de sus ojos. “Decidimos eliminar nuestros registros de la iglesia”, dijo Matthew Whitworth. “Personalmente, no podía continuar proporcionando el dinero del diezmo a una iglesia que permitiría que se abusara de los niños pequeños y que no hiciera nada para evitarlo”.

A diferencia de los Whitworth, Nancy Salminen nunca ha sido miembro de la iglesia mormona. Pero como maestra de necesidades especiales y víctima de violación, tiene una afinidad especial por MJ y otros como ella. Durante los últimos cinco años, ha abierto su hogar a 17 niñas y niños que necesitaban un lugar seguro donde quedarse. Su casa es una estructura modesta estilo rancho que compró después de una ejecución hipotecaria.

“Todo está un poco roto aquí y eso es perfecto porque nosotros también”, dijo.

Salminen dijo que conoció a MJ después de recibir una llamada urgente un viernes por la noche para rescatar a un niño de 12 años de otra familia. “Estaba bastante asustada y bastante confundida cuando la recogí”, recordó Salminen. “Pasó mucho tiempo en su armario en su habitación cuando llegamos a casa, pero llegamos a conocernos y nos caímos bien”.

Al igual que los Whitworth, Salminen sabía muy poco sobre lo que MJ había soportado hasta la audiencia de sentencia de Leizza Adams.

“Lo que escuché me dio ganas de vomitar”, dijo. “Y cuanto más aprendía, más quería ayudarla a pelear esta pelea de la que ella ni siquiera sabía”.

Instalado de manera segura en el hogar de Salminen, que hoy incluye a una niña adoptiva que Salminen también planea adoptar, MJ ha pasado de ser una víctima de abuso inimaginable a un alegre joven de 16 años que toca en la banda de la escuela secundaria y luce con orgullo un nuevo y nítido traje de baño. uniforme para su trabajo en un restaurante de comida rápida.

“Tenía todas las excusas para fallar y simplemente doblarse sobre sí misma y huir”, dijo Salminen. “Pero en cambio, volvió más fuerte que nadie que haya conocido”.

Tan fuerte que parece deseosa de desempeñar un papel activo en la batalla que ella y sus dos hermanos están librando contra la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. “Solo quiero que hagan lo que se supone que deben hacer y que informen a la policía”, dijo MJ.

Los padres adoptivos del tercer hijo de Adams que presentó una demanda se negaron a hablar con la AP sobre el caso. Al igual que MJ, Miranda y Matthew Whitworth dijeron que se unieron a la demanda contra la iglesia en nombre de su pequeña hija no con la esperanza de un día de pago, sino para cambiar la política de la iglesia para que cualquier instancia de abuso sexual infantil se informe de inmediato a las autoridades civiles. “Simplemente no entendemos por qué están pagando a todos estos abogados para luchar contra esto”, dijo Matthew Whitworth. “Solo cambia la política”.
EL PRIVILEGIO

Esa política es la clave para la defensa de la iglesia. En una presentación reciente en la que se le pedía a un juez de la Corte Superior que desestimara el caso, Maledon y otros abogados de la iglesia dijeron que el caso “depende completamente de si el estatuto de denuncia de abuso infantil de Arizona requiere que dos obispos de la iglesia… informen a las autoridades sobre las confesiones confidenciales que les hicieron los demandantes. ' padre."

Cualesquiera que sean los argumentos morales o de política pública que uno pueda hacer de que la iglesia debería haberle dicho a las autoridades que Paul Adams estaba violando a sus hijas son irrelevantes, argumentaron los abogados. “El estatuto de informes de Arizona exime ampliamente las comunicaciones confidenciales con el clero, según lo determine el propio clérigo”, según la moción de la iglesia para desestimar el caso. “Las personas razonables pueden debatir si esta es la mejor opción de política pública. Pero ese no es un problema para un jurado o este tribunal”.

El obispo Herrod, en su entrevista grabada, dijo que los funcionarios de la iglesia le dijeron que tenía que mantener confidencial lo que Adams le dijo o podría ser demandado si acudía a las autoridades.

Pero McIntyre, el fiscal del condado de Cochise, dijo que eso es falso, y señaló que la ley de informes de Arizona dice que cualquier persona que denuncie la creencia de que ocurrió abuso sexual infantil “es inmune a cualquier responsabilidad civil o penal”.

Aparte de los argumentos legales sobre si los obispos Herrod y Mauzy fueron eximidos de sus obligaciones de informar bajo el privilegio clero-penitente, los críticos de la inacción de los dos obispos y la iglesia en general han planteado cuestiones éticas.

Gerard Moretz, un experimentado investigador de abuso sexual infantil del Departamento del Sheriff del condado de Pima, Arizona, y testigo experto de los niños Adams, es uno de ellos.

“¿En qué aspecto de su práctica religiosa está avanzando si no informa algo como esto?” preguntó.

https://www.newsnationnow.com/religion/ ... ross-brand
Y lo realmente embriagador para Trump es saber lo fácil que fue convencer a la base republicana de que sus mentiras eran la verdad del evangelio.
Mr_Hyde
Mensajes: 4123
Registrado: Lun Dic 13, 2021 8:48 am

Re: Siete años de abuso sexual: cómo los funcionarios mormones permitieron que sucediera

Mensaje por Mr_Hyde »

En estos días vi en Disney+ la miniserie "'Por mandato del cielo" y trata el tema del fundamentalismo mormón desde el punto de vista de un detective de policía también mormón.
[…] Respeto la herejía de Caín. Dejo que mi hermano se vaya al diablo como crea más oportuno. […]
Avatar de Usuario
Axio
Mensajes: 9777
Registrado: Vie Ene 07, 2022 10:49 pm
Ubicación: Ex-capitanía General de Venezuela
Contactar:

Re: Siete años de abuso sexual: cómo los funcionarios mormones permitieron que sucediera

Mensaje por Axio »

“'Creo que la iglesia mormona realmente apesta. En serio apesta”, dijo MJ, que ahora tiene 16 años, durante una entrevista con AP. “Son simplemente el peor tipo de personas, por lo que he experimentado y por lo que otras personas también han experimentado”.
solo la iglesia mormona?

todas las iglesias apestan, porque si bien es cierto que los casos de violación abundan en otros sectores de la sociedad, cuando cae en el tema religioso, pasa a ser una cuestión "que no tiene perdón de dios"
La ignorancia afirma o niega rotundamente; la ciencia duda. François Marie Arouet
Yo-Yo
Mensajes: 1977
Registrado: Mar Dic 14, 2021 9:59 pm

Re: Siete años de abuso sexual: cómo los funcionarios mormones permitieron que sucediera

Mensaje por Yo-Yo »

“'Creo que la iglesia mormona realmente apesta. En serio apesta”, dijo MJ, que ahora tiene 16 años, durante una entrevista con AP. “Son simplemente el peor tipo de personas, por lo que he experimentado y por lo que otras personas también han experimentado”.
Seguro. Debe ser que los LGTIBQYZETC, los terroristas islámicos, los guerrilleros, los extremistas políticos son grupos más COOL que los religiosos.

Juzgar a un sistema de creencias por la declaración de una víctima no solo es improcedente, sino es aprovechar a una víctima para causas no muy claras. Si tienen algo en contra de las religiones hablen de sus casos particulares que imagino deben haber sido muy traumáticos para ustedes. No se aprovechen de las víctimas de algunos sectores o personas para atacar a la religión. Es infantil.
Última edición por Yo-Yo el Dom Ago 07, 2022 4:22 pm, editado 1 vez en total.
Avatar de Usuario
Senderos
Mensajes: 9242
Registrado: Dom Dic 12, 2021 3:59 pm

Re: Siete años de abuso sexual: cómo los funcionarios mormones permitieron que sucediera

Mensaje por Senderos »

Es una secta apóstata, hasta maricones tiene.
Avatar de Usuario
CRISTIANFREE
Mensajes: 1824
Registrado: Mar Dic 14, 2021 11:45 am
Ubicación: Berlín 1933

Re: Siete años de abuso sexual: cómo los funcionarios mormones permitieron que sucediera

Mensaje por CRISTIANFREE »

Son Religiones falsas, dejar que el enfermo siga abusando de las niñas se convierten en complices, el mundo esta lleno de borregos y de estomagos inservibles, en esa iglesia se pueden tener varias esposas, la promiscuidad campea a sus anchas, satanas mora en todas esas sectas inmorales.
Avatar de Usuario
THE FAMILY GUY
Mensajes: 888
Registrado: Lun Dic 13, 2021 1:07 pm

Re: Siete años de abuso sexual: cómo los funcionarios mormones permitieron que sucediera

Mensaje por THE FAMILY GUY »

Yo-Yo escribió: Dom Ago 07, 2022 4:03 pm
“'Creo que la iglesia mormona realmente apesta. En serio apesta”, dijo MJ, que ahora tiene 16 años, durante una entrevista con AP. “Son simplemente el peor tipo de personas, por lo que he experimentado y por lo que otras personas también han experimentado”.
Seguro. Debe ser que los LGTIBQYZETC, los terroristas islámicos, los guerrilleros, los extremistas políticos son grupos más COOL que los religiosos.

Juzgar a un sistema de creencias por la declaración de una víctima no solo es improcedente, sino es aprovechar a una víctima para causas no muy claras. Si tienen algo en contra de las religiones hablen de sus casos particulares que imagino deben haber sido muy traumáticos para ustedes. No se aprovechen de las víctimas de algunos sectores o personas para atacar a la religión. Es infantil.
Pues la organizacion mormona claramente fallo garrafalmente al seguir permitiendo el abuso continuado y no denuncia a la policia.

Entonces, la organizacion mormona actuo como una plata se heces en este caso, o no?
Yo-Yo
Mensajes: 1977
Registrado: Mar Dic 14, 2021 9:59 pm

Re: Siete años de abuso sexual: cómo los funcionarios mormones permitieron que sucediera

Mensaje por Yo-Yo »

THE FAMILY GUY escribió: Mié May 22, 2024 5:18 pm
Yo-Yo escribió: Dom Ago 07, 2022 4:03 pm
“'Creo que la iglesia mormona realmente apesta. En serio apesta”, dijo MJ, que ahora tiene 16 años, durante una entrevista con AP. “Son simplemente el peor tipo de personas, por lo que he experimentado y por lo que otras personas también han experimentado”.
Seguro. Debe ser que los LGTIBQYZETC, los terroristas islámicos, los guerrilleros, los extremistas políticos son grupos más COOL que los religiosos.

Juzgar a un sistema de creencias por la declaración de una víctima no solo es improcedente, sino es aprovechar a una víctima para causas no muy claras. Si tienen algo en contra de las religiones hablen de sus casos particulares que imagino deben haber sido muy traumáticos para ustedes. No se aprovechen de las víctimas de algunos sectores o personas para atacar a la religión. Es infantil.
Pues la organizacion mormona claramente fallo garrafalmente al seguir permitiendo el abuso continuado y no denuncia a la policia.

Entonces, la organizacion mormona actuo como una plata se heces en este caso, o no?
Claro que si, apesta la complicidad, mas no la institución y sus componentes, son casos aislados y no la norma. Cuando sea la regla y no la excepción, entonces estaremos de acuerdo. Creo que es la denuncia de una sola persona, si no me equivoco.
Responder